Fiscal peruano reconoce arbitrariedad en detención de chilenos acusados de trata

Share:

La fiscal peruana Rosario Carpio reconoció hoy la arbitrariedad de la detención de los esposos chilenos Jorge Tovar y Rosario Madueño, al haber quedado desvirtuada la imputación de trata de menores hecha cuando intentaron salir del país con sus hijos nacidos por maternidad subrogada en Lima.

La Primera Sala Penal de Apelaciones del Callao escucha hoy, en audiencia, la apelación presentada por la defensa de los esposos chilenos a la detención ordenada en su contra por el presunto delito de trata de personas.

Los análisis de ADN practicados a los mellizos confirmaron la paternidad de Tovar y el abogado de la pareja Fernando Silva solicitó su inmediata liberación.

La fiscal Carpio declaró que “no ha sido posible determinar hasta el momento” que exista el delito de trata de personas en el caso de la pareja chilena y agregó que “sería arbitrario” que ambos continúen en prisión preventiva en penales del Callao.

Sin embargo, Carpio indicó que mantendrá la investigación preliminar sobre falsedad ideológica, presuntamente cometida en el registro legal de los nacimientos, dado que Tovar es efectivamente el padre biológico, pero su esposa no figura como tal.

Aunque el vientre de alquiler no tiene legislación en Perú, el abogado defendió la “completa legalidad” del procedimiento porque no existe ninguna prohibición para ello.

La Defensoría del Pueblo presentó un recurso judicial argumentando la necesidad de variar la prisión preventiva contra la pareja de chilenos al demostrarse la filiación genética y hoy estaba presente en la audiencia en la que se decidirá su revocación.

La Comisión de Acceso a la Justicia de Personas Vulnerables del Poder Judicial de Perú recordó ayer que, ante nuevas pruebas, los jueces deben liberar de manera inmediata al matrimonio chileno “a fin de evitar o superar situaciones de injusticia”.

Los esposos chilenos Rosario Madueño y Jorge Tovar, de 46 y 48 años, respectivamente, permanecen por ahora en las prisiones de Ancón II y del Callao, respectivamente, donde fueron recluidos desde este lunes de manera preventiva por doce meses.

El delito de trata de persona conlleva una pena no menor de 25 años de cárcel, aunque en Perú la maternidad subrogada no cuenta con un marco normativo explícito que la regule, por lo que no está permitida ni prohibida.

Los niños del matrimonio chileno están de momento bajo custodia de las autoridades peruanas y son atendidos en un Centro de Acogida Residencial del Instituto Nacional de Bienestar Familiar (Inabif).

Fuente: EFE

Déjanos tus comentarios

Anteriores noticias