Exalcaldes de Alianza Para el Progreso en el ojo de la tormenta

Share:

El gran cambio o más de lo mismo. A nueve meses de terminar las gestiones anteriores, varios burgomaestres afrontan investigaciones y en otros casos salen a la luz las sentencias en su contra.

Empecemos por Carlos Vásquez Llamo, exalcalde del distrito de Víctor Larco. La Segunda Sala Superior Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de La Libertad confirmó la condena de cuatro años de pena privativa de la libertad suspendida para Vásquez Llamo, así como un grupo de funcionarios y exregidores, hallados culpables en segunda instancia, por el delito de negociación incompatible por el caso del Terminal Pesquero de su distrito.

Vásquez Llamo quedó inhabilitado para ejercer cargos públicos durante cuatro años y ocho meses, sin embargo, no será recluido en un centro penitenciario pues, para efectos prácticos, solo le serían computados dos años de prisión suspendida, tiempo durante el cual tendrá que cumplir una serie de condiciones impuestas por el juez.

Pero aún más complicada es la situación del exalcalde de Moche, Roger Quispe Rosales, la Primera Fiscalía Superior Penal de La Libertad consiguió que se confirme en segunda instancia la condena en su contra, en calidad de autor, por el delito contra la administración pública en la modalidad de colusión ilegal en agravio de la municipalidad y ordenó su ubicación y captura para que sea internado en el penal El Milagro. Quispe Rosales pagó más de cien mil soles a una empresa por trabajos que nunca se realizaron. Actualmente está prófugo de la justicia.

Otro sentenciado es el alcalde distrital de Laredo, Miguel Chávez Castro, y siete exregidores, quienes tendrán que devolver más de 85 mil soles percibidos en el periodo 2007-2010 por el ilegal aumento de sueldos y dietas.

De estos escándalos, ni el actual alcalde de Trujillo se salva. Daniel Marcelo fue investigado por el caso de “Baños Químicos”. A Marcelo se le acusa de presuntamente haber sobrevalorado el alquiler de cinco baños químicos en marzo del 2017, cuando se desempeñaba como alcalde de La Esperanza.

No hay duda que Alianza Para el Progreso no tiene nada de gran cambio, los hechos y las sentencias parecen condenar al partido de Cesar Acuña a ser más de lo mismo en la política peruana.

 

 

 

Déjanos tus comentarios

Anteriores noticias