Tras dos décadas de trabajo en el Centro de Idiomas de la Universidad Nacional de Trujillo (Cidunt), los docentes continúan enfrentando una situación laboral precaria al trabajar como locadores. Esta situación ha llevado a estos profesionales a alzar su voz en demanda de un reconocimiento adecuado de su labor.

Uno de los principales reclamos de los docentes es su inclusión en la planilla de la universidad, una solicitud que lleva años siendo ignorada por las autoridades correspondientes. A pesar de su larga trayectoria en la institución, estos educadores continúan recibiendo sus pagos de manera irregular, con un intervalo de hasta dos meses entre cada salario.
La falta de respuesta por parte del rector de la universidad ha generado frustración entre los docentes, quienes han comunicado en múltiples ocasiones sus peticiones sin obtener una solución satisfactoria. Esta falta de atención a sus demandas afecta no solo su estabilidad laboral, sino también su bienestar económico y el reconocimiento justo de su labor como parte integral de la comunidad educativa de la universidad.