El icónico Santuario Histórico de Machu Picchu, reconocido por sus impresionantes ruinas incas y su invaluable valor histórico, revela ahora un nuevo tesoro: una especie de mariposa hasta ahora desconocida. Nuestra maravilla del mundo no solo cautiva por su legado cultural, sino también por su sorprendente biodiversidad, que ha vuelto a asombrar a la comunidad científica.

La expedición que llevó al descubrimiento estuvo liderada por Juan Grados, investigador del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Esta investigación se enmarca en un estudio más amplio sobre los Lepidoptera, el segundo orden con mayor diversidad de especies de insectos, especialmente los nocturnos, en el área circundante a Machu Picchu.

La nueva especie de mariposa, bautizada con el nombre científico de Ochrodota camposorum Grados, pertenece al género Ochrodota Hampson, reconocido por albergar especies de hábitos nocturnos. Lo que distingue a este ejemplar es su singular apariencia: las alas anteriores presentan una llamativa mancha cremosa en el centro, mientras que las posteriores lucen una ancha franja marrón en el borde externo, adornada con puntos cremosos dispersos, un patrón único que la diferencia de sus parientes conocidos.

Este descubrimiento no solo enriquece el conocimiento sobre la biodiversidad de la región, sino que también resalta la importancia de conservar y proteger lugares como Machu Picchu, que continúan siendo fuentes inagotables de sorpresas y descubrimientos para la ciencia.