Al menos 19 personas murieron en los múltiples incendios registrados de forma simultánea durante la noche de este último viernes 2 de febrero en la región de Valparaíso, cien kilómetros el este de Santiago, en Chile. No se descarta que el número de víctimas aumente en las próximas horas, según información de las autoridades chilenas.

El presidente Gabriel Boric advirtió la gravedad de la situación y aseguró el compromiso del Ejecutivo para superarla. Las autoridades y los servicios de emergencia se encuentran trabajando en la contención de los siniestros.

Fuego no es controlado

El fuego, que aún no ha sido controlado, ha destruido alrededor de un millar de viviendas en distintas localidades de la región donde el mandatario de Chile, Gabriel Boric, decretó estado de excepción por catástrofe, a fin de movilizar los recursos necesarios para hacer frente a la emergencia.

Las autoridades decretaron un toque de queda para este sábado 3 de febrero desde las 8:00 (11:00 GMT) hora local, hasta el medio día en varias localidades de la región a fin de agilizar la llegada de los servicios de emergencia y evitar desplazamientos innecesarios; medida que podría ser aplicada durante la noche.

Entre el último viernes 2 y sábado 3 de febrero, han registrado el paso de 30 mil a 43 mil hectáreas incendiadas. Autoridades no descartan que los focos de los incendios podrían haber sido intencionados.

Entre los sectores más afectados se encuentran las localidades de Quilpué, Villa Alemana, El Olivar y Achupallas; ubicados en los cerros poblados que rodean Viña del Mar.